Los bailes se dejan ver en octubre
Varias tradiciones de municipios oscenses tienen a la danza entre sus referentes.

El mes de octubre comienza con las fiestas de Sena en honor del Santo Ángel Custodio y de la virgen del Rosario. Durante las mismas, se representa el dance de Sena, declarado de Interés Turístico de Aragón. En la representación se llevan a cabo un coloquio entre los generales turco y sarraceno, los dichos entre el mayoral y el rabadán, la salutación de los danzantes y las motadas del mayoral y de cada danzante. En esta localidad de la comarca de Los Monegros, durante la procesión de la virgen del Rosario, los danzantes van acompañados del gaitero.

Otros municipios oscenses también tienen devoción por la virgen del Rosario y durante sus fiestas llevan a cabo diversas tradiciones. En Peñalba, rinden homenaje a la juventud mediante la proclamación de las mairalesas y sus acompañantes, los mairaleses. El viernes de la semana festiva desfilan por el pueblo en una carroza. Al llegar al baile, se les recibe con fuegos artificiales y bailan un vals como inicio de la jornada. Al acabar, se realiza una cena de hermandad.

Otros municipios oscenses que celebran sus fiestas en honor de la virgen del Rosario son Angüés, Broto, Embún, Novales, Peñalba, Sangarrén, Santa Lecina, Sinués y Tramacastilla.

Representación del dance de Sena. Fotógrafa: Patricia Puértolas.
Parte del dance se representa con palos. Fotógrafa: Patricia Puértolas.
Los niños son protagonistas del dance de Sena. Fotógrafa: Patricia Puértolas.
Refranes del territorio y saberes populares
Ni manjar recalentado ni enemigo reconciliado.
Tradiciones pilaristas

La virgen del Pilar también cuenta con una gran tradición entre las localidades de la provincia. Belver de Cinca, Cantalobos, Castejón de Sos, Colungo, Fraga, Lierta, Pomar, Puértolas, Sabiñánigo o Torla son algunos de ellos.

Castejón de Sos mantiene dos tradiciones durante sus fiestas del Pilar. La primera es el Ball-Pllá. También conocido como baile del pañuelo, tiene una duración entre 20 y 30 minutos. Varias parejas bailan con los brazos en alto, portando el pañuelo, y realizan pequeños saltos con cada pierna.

El último día de las fiestas en Castejón de Sos se lleva a cabo el cambio de mayordomos, que es el nombre que reciben los integrantes de la comisión de fiestas. Cada uno de los actuales mayordomos debe escoger a su sucesor mientras bailan al ritmo de la música.

 

Danzantes delante de la virgen. Fotógrafo: Ángel Gayúbar.
Baile de los pañuelos. Fotógrafo: Ángel Gayúbar.

Torla-Ordesa tiene muy presente la ganadería en sus tradiciones. También en las que llevan a cabo sus habitantes durante las fiestas del Pilar. Durante la danza del repatán, el mayoral danza de forma frenética agrupando al pueblo con si se tratara de ganado. Tras ello, aumenta la velocidad del baile para retar al repatán, el bailarín más joven.

Otra de las tradiciones de Torla-Ordesa que se llevan a cabo durante las fiestas del Pilar es el palotiau. Durante la procesión, los pastores luchan uno contra otro intentando romper los palos de su oponente para lograr el mejor lugar para su ganado. La noche del 11 al 12 de octubre se organizan las hogueretas del Pilar en Poleñino.

Danza del rapatán. Fotógrafa: Alba Fite.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.